¿Qué es la vocación?

Todos tenemos una vocación en este mundo, estamos en él para algo y este algo está dentro del plan de Dios, que nos ha llamado a la vida y que espera de cada uno de nosotros una respuesta libre y generosa.


                En primer lugar, Dios nos llama a ser sus hijos. Es una constante invitación a vivir en la dinámica de la conversión, de modo que podamos vivir en comunión con Dios y en comunión con nuestros hermanos. Y es en esa comunión que  Dios nos llama a cada uno a descubrir un proyecto personal que está inmerso en el Proyecto del Reino, en el que toda la humanidad tiene una misión y al que toda la humanidad ha de responder.
                   Para el creyente,  la vocación específica se puede comprender como el particular camino de Cristo que cada persona emprende. Son muchos los caminos que llevan a la misma meta: ser otro Jesús. Es obra del Espíritu en la variedad de formas. Él construye la Iglesia como una comunión orgánica en la diversidad de vocaciones, (vocaciones a la vida laical, al ministerio ordenado y a la vida consagrada).
                Dios llama y espera una respuesta. En el respeto a la libertad que Él mismo nos ha dado, espera una respuesta libre: (¿Si quieres ser mi discípulo...."). La decisión es tuya.
                Dios acogiendo tu respuesta libre, te regala una misión para construir con ella tu felicidad y la de tus hermanos. Es decir para construir su Reino de verdad, de justicia y de amor..


¿VOCACION RELIGIOSA?

             
La Vida Religiosa “es un don de Dios"

Si Dios te llama a la Vida Religiosa, quiere decir que:
                - Estás llamado a vivir centrado en Jesús, quien vivió un amor de exclusividad al Padre y de universalidad a los hombres de todos los tiempos,  Es ir contracorriente en este mundo que te invita al placer por el placer, al hedonismo, a vivir centrado en ti mismo.
                - Estás llamado a tener como única riqueza a Cristo y  a perder tu vida por el Reino. Perderla al sonreír por dar amor y recibirlo gratuitamente. Es ir contracorriente en este mundo que te invita al consumismo.
                - Estás llamado a hacer del Proyecto del Padre tu propio proyecto de vida, acoger su verdad y ser libre y hacer la voluntad de Dios en ti y en tus hermanos.  Es ir contracorriente en este mundo que te invita a buscar el poder, a hacer lo que a ti “se te antoja”, a vivir sin sentido.
                - Estás llamado a vivir en comunidad de hermanos, construyendo con ellos una  fraternidad, centrada únicamente en Jesús. Es ir contracorriente en este mundo que te invita al individualismo y aislamiento.
                - Estás llamado a asumir una misión con el carisma concreto de una congregación.  “Con la profesión de unos votos que hacen presente los rasgos característicos de Jesús —casto, pobre y obediente— y, a través de ellos, la mirada de los fieles es atraída hacia el misterio del Reino de Dios que ya actúa en la historia, pero espera su plena realización en la vida eterna” (Vita consecrata).
            ¿Cómo encontrar tu lugar dentro de la inmensa variedad de ordenes, congregaciones...? Donde el Señor haga vibrar tu corazón hasta lo más hondo, en donde tus sueños sean los mismos que los de ellos. No hay certezas, se vive de fe.

Si Dios te llama a ser religioso o religiosa...

¿querrás responder?





Algunos Signos que te pueden ayudarte

  • - Cuando el servicio a los demás comienza a ser algo muy  importante en tu vida.


  • - Cuando el  servicio pastoral que prestas en tu Parroquia, comienza a llenar tu corazón.


  • - Cuando la figura de algún  religioso o religiosa te atrae y comienza a rondarte la idea de que podrías ser como él o como ella.


  • - Cuando la Eucaristía y la oración comienzan a ser una necesidad  y necesitas encontrarte a solas y en intimidad con el Señor.

  • - Cuando sientes la inquietud de vivir tu vida mas conforme al evangelio, y la necesidad de consagrarte y comunicar esa vivencia a los demás
  


                
 

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada

Paz y bien