Pastoral Vocacional


La vida religiosa tiene su origen en la llamada de Dios a través de Cristo:
llamó a los que él quiso para que estuvieran con Él” (Mc 3,14).

Añadir leyenda

La vocación a la vida religiosa es, pues, un don, una gracia, una elección.
La Pastoral vocacional es la acción franciscana en diversas partes del mundo e invitación a las jóvenes a responder al llamado de Dios e integrarse a este estilo de vida, siguiendo a Nuestro Padre San Francisco de Asís para llegar a Cristo.






"Antes de haberte formado ya en el seno materno,
te conocía,
y antes que nacieses
te tenía consagrada:
yo profeta de las naciones
te constituí."
Jeremías 1, 4-5






Si en tu corazón sientes EL LLAMADO a vivir una vida Consagrada, Cristo mismo te dice VEN y VE, para que sigas sus pasos por medio de esta congregación. Conoce nuestra vida religiosa consagrada a Dios. Asumimos como norma de vida: “El Evangelio” siguiendo las huellas de Jesús, interpretadas según el estilo de Nuestro Seráfico Padre San Francisco de Asís, conviviendo en fraternidad, y siguiendo libremente a Cristo en Pobreza, Castidad y Obediencia, bajo la protección de la Inmaculada Concepción y de Nuestra Señora de la Paz.



PROMOCIÓN VOCACIONAL




La promoción vocacional es en esencia lo mismo que la evangelización y testimonio correspondiente a todo discípulo de Jesucristo, ligado hasta lo más hondo a El por el Bautismo.

En la pastoral vocacional es necesario el discernimiento vocacional, que es un proceso continuo que comienza con la búsqueda de la llamada de Dios en la vida y llega a ser luego una búsqueda de la voluntad de Dios día a día.

En la pastoral vocacional acompañamos a la joven en su discernimiento para descubrir su vocación y la voluntad de Dios en su vida. Intentamos que las jóvenes encuentren a Jesucristo como el Señor soberano de su vida.






FORMACIÓN

La labor educativa y formativa de nuestros Fundadores se orientó a adoctrinar moral, espiritual y religiosamente a a sus hijas, basándose en el seguimiento de Cristo pobre y humilde. En fidelidad a este carisma, nuestra labor en el campo de la formación se orienta a descubrir la autenticidad de la vocación en las hermanas que el Señor nos dé y a motivar en ellas una respuesta cada vez más adecuada y madura a esta vocación.

El proceso de formación inicial consta de cuatro etapas: Aspirantado Postulantado Noviciado Juniorado





"Ser franciscana es una opción de vida para ti”.
Siguiendo a Jesucristo a la manera de Francisco de Asís,
viviendo el Evangelio y construyendo un nuevo mundo por caminos de Paz y Bien.








ASPIRANTADO


El Aspirantado es la etapa donde se continúa la formación humana y cristiana de la candidata, acompañada de su respectiva maestra.


En esta etapa se pone especial atención al aspecto humano, cristiano y vocacional de las formandas, así como el sentido de pertenencia a la Congregación. (Cf. OFIR 88; CC 148).


QUIERO DECIR QUE SI


Quiero decir que sí,
como tú, María,
como tú, un día,
como tú, María.

QUIERO DECIR QUE SI.
QUIERO DECIR QUE SI. (Bis)

Quiero entregarme a Él,
como tú, María,
como tú, un día;
quiero entregarme a Él,
quiero entregarme a Él,
quiero entregarme a Él.

Yo quiero serle fiel,
como tú, María,
como tú, un día,
como tú, María.




“Quien ha recibido la gracia de esta especial comunión de amor con Cristo – que es la vida consagrada – se siente como seducido por su fulgor: Él es ‘el más hermoso de los hijos de Adán’ (Sal 45/44, 3), el Incomparable” (VC15).




"Que detalle, Señor, has tenido conmigo, cuando me llamaste, cuando me elegiste, cuando me dijiste que tu eras mi amigo"



POSTULANTADO


En esta etapa la postulante, acompañada de la maestra, continúa su desarrollo humano, cristiano y vocacional. Inicia el estudio de la espiritualidad franciscana y carisma congregacional, (Cf. CC 151) para hacer un buen discernimiento antes de iniciar el noviciado.


La postulante ayudada por su maestra, clarifica y profundiza sus motivaciones para dar una respuesta consciente, libre y responsable al llamado de Dios y a las exigencias del noviciado.



Tiene una duración de un año.




NOVICIADO


El noviciado tiene como finalidad que la novicia conozca mejor su vocación divina, (Cf. PI 8-9) confirme el llamado a esta Congregación, experimente nuestra forma especial de vida y forme su mente y corazón en el espíritu de la misma.


Se forma a las novicias en la práctica de las virtudes humanas y cristianas, especialmente la abnegación de si mismas, la humildad y la alegría franciscana; se les introduce en el conocimiento y vivencia de los consejos evangélicos; se les ayuda a profundizar en la oración, a guardar la unión con Dios y a recibir con ánimo pronto las inspiraciones del Espíritu Santo.


Los estudios doctrinales de las novicias están dirigidos al conocimiento amoroso de Dios y a fomentar la vida de fe; por consiguiente se les instruye en la contemplación del misterio de la salvación, en la lectura y meditación de la Sagrada Escritura, y se preparan para el culto divino en la sagrada liturgia. Además son conducidas progresivamente para asimilar la índole y fin de nuestra Congregación con el estudio de la Regla, las Constituciones, Vida y Pláticas de nuestro Fundador, Espiritualidad Franciscana e historia de nuestra Congregación. Se da especial importancia al acompañamiento personal y grupal de las novicias, teniendo en cuenta su Proyecto Personal de vida.


Tiene una duración de dos años


“De cierto os digo que...
cualquiera que haya dejado casas,
o hermanos, o hermanas,
o padre, o madre,
o mujer, o hijos,
o tierras,
por mi nombre,
recibirá cien veces más,
y heredará la vida eterna” (Mt. 19:28-29).






JUNIORADO


El Juniorado tiene como fin ayudar a la juniora, a continuar y perfeccionar gradualmente su formación humana, espiritual, apostólica, doctrinal y práctica, según el servicio que ofrecerá a la Iglesia y a la sociedad, obteniendo incluso, títulos válidos tanto en lo eclesiástico como en lo civil. (Cf. c.. 660, 1; PI 58, 61; VC 70).





Transmitido el tiempo por el cual se emitió la profesión temporal, la hermana idónea y que lo solicite espontáneamente, será admitida a la renovación de sus votos o a la profesión perpetua.

Tiene una duración de 6 años.





PROFESIÓN PERPETUA



Por la Profesión Perpetua somos consagradas definitivamente al Señor y nos incorporamos plenamente a nuestra Congregación, el anillo es signo externo de nuestra consagración perpetua.




“Me has seducido, Señor,
con tu mirada.

Me has hablado al corazón
y me has querido.
¡Es imposible conocerte
y no amarte!
¡Es imposible amarte
y no seguirte!
¡Me has seducido Señor!”





El testimonio público que damos en la Iglesia, supone una cierta separación del mundo que expresamos en la observancia de los consejos evangélicos, la clausura, la vida común y la forma de vertir. (Cf. c. 607, 2-3; CC 20)



FORMACIÓN PERMANENTE




Por consiguiente, con la gracia divina, todas colaboramos personalmente en nuestra formación continua, para lograr una constante renovación de nuestro ser y hacer, que nos lleva a la madurez en Cristo, hasta que Él sea todo en nuestra vida. (Cf. PI29).


La formación de las hermanas es tarea de toda la vida, a traves de ella desarrollamos de modo ininterrumpido los talentos propios, que fortalecen la unión con Dios.




Acrecentamos la vivencia de nuestros votos religiosos y nos esmeramos por crecer en el testimonio evangélico, según la invitación de Nuestro Seráfico Padre San Francisco: "Comencemos hermanos, a servir al Señor nuestro Dios, porque bien poco es lo que hasta ahora hemos progresado."






¿TE ANIMAS A RESPONDER AL LLAMADO
DANDO UN SÍ
GENEROSO AL SEÑOR?


Sor Ana Vila Elisa Cruz Méndez
Madre Provincial
Provincia de Nuestra Señora de la Paz.


¡CONTÁCTANOS!


¡"La decisión es tuya"!


Escríbenos si tienes alguna pregunta
acerca de tu vocación,
o si quieres simplemente
ponerte en contacto con nosotras.
Haremos lo mejor para ayudarte.
Dios te bendiga.






PROMOTORAS VOCACIONALES



El Salvador:

Casa Provincial
Nuestra Señora de la Paz.
Av. El Cocal; No. 1514, San Jacinto,
San Salvador, El Salvador, C.A
Tel.
Frat. 2213-0984
2270-2104
Esc. 2206-0927
2220-1063




Nicaragua

Centro de Formación Pastoral
Ocotal, Nueva Segovia,
Nicaragua,
C. A.
Tel. 73 22 572
73 23 452




Costa Rica
Centro Educativo El Espíritu Santo
Barrio Limón,
Santa Cruz,
Guanacaste,
Costa Roca
C. A.
Tel. 680-0954





Perú

Colegio "Nuestra Señora de la Paz"
Calle Manuel Clavero # 2241,
Manzana P,
Lote 1, U. A.
San Martín de Porres,
Lima, Perú,
S. A.
Tel. 15 50 05 11 53 11 794






Argentina


Barrio Presidente Rirchner,
Mzna. M Casa 15
Villicum,
(Campo Afuera)
Albardón,
(C. P 5419),
San Juan,
Argentina,
S. A.
tel. 2644170177





Chile

Hogar de ancianos # 28
Calle Coronel López de Alcázar # 238
Independencia,
Santiago de Chile,
Chile, S. A.
Tel. 735 - 0977
correo: hogar28@flrosas.cl




Paz y Bien


Tú Señor me llamas,
tú Señor me dices:
Ven y sígueme,

ven y sígueme...

SEÑOR, CONTIGO IRE...
SEÑOR CONTIGO IRE.

Dejaré en la orilla mis redes,
cogeré el arado contigo, Señor:
guardaré mi palabra en mi pueblo,
y brotará y crecerá.

Dejaré mi hacienda y mis bienes,
donaré a mis hermanos mi tiempo y mi afán;
por mis obras sabrán que tú vives;
con mi esfuerzo, abriré nuevas sendas
de unidad y fraternidad.










32 comments:

Publicar un comentario

Paz y bien